Santuario

Es el corazón de nuesta casa, fué bendecido un 16 de noviembre...

Leer mas...

Nuestro Fundador

Padre José Kentenich, Fundador del Movimiento de Schoenstatt …

Leer mas...

Colegio Mayor

Estudiantado Iberoamericano de los Padres de Schoenstatt...

Leer mas...

Padres y Estudiantes

Proximamente completaremos esta sección...

Leer mas...

Apostolado y Proyectos

Es una comunidad en formación y en movimiento...

Leer mas...

Nace en 1885 en el pueblo de Gymnich, Alemania. En 1894 ingresa al orfanato de San Vicente, en Oberhausen. En su ingreso a dicha casa, su madre Katalina lo consagra a la Virgen María.  A sus ocho años, hace suya conscientemente tal consagración. La Virgen María se hace cargo desde entonces de su educación y cuidado. En una mirada retrospectiva sobre su vida dice: “Le debo a la Santísima Virgen lo que soy y lo que se ha gestado en Schoenstatt”.

En 1904 ingresa a la Congregación de los Padres Palotinos, y realiza en Limburgo su noviciado y sus estudios de teología. Durante años debe soportar una grave crisis espiritual, es asediado por la pregunta: ¿Qué es la verdad? ¿Puedo conocerla? Pero todas las dudas e incertidumbres que lo acosan no afectan su amor a María. Y gracias a ella encuentra una salida para su crisis espiritual.

En 1910 se ordena sacerdote y se desempeña como docente en el Seminario Menor, en Ehrenbreitstein. Es nombrado como Director espiritual en 1912 de los seminaristas del nuevo Seminario Menor ubicado en Schoenstatt / Vallendar. Su objetivo pedagógico es claro: llegar a ser personalidades firmes y libres, vivir santamente en medio del mundo moderno. Entusiasma a los alumnos guiándolos hacia una seria autoeducación, dándoles a la Virgen María como madre y educadora.

El primer paso hacia la fundación del Movimiento es dado el 18 de octubre de 1914,  en la pequeña capilla. Aquel día sellan una Alianza con María, una “Alianza de Amor”. En ella se le pide a la Virgen que se haga presente allí obrando como educadora del hombre libre, confiando que esa capilla se convertirá en un lugar de peregrinación y de gracias para muchas personas. “Nada sin ti – nada sin nosotros” es la consigna que expresa esa intensa comunidad de camino con María que acaba de comenzar.

Entre 1941 y 1945 el P. Kentenich es prisionero de los nacionalsocialistas, primeramente en la cárcel de Coblenza, y luego en el campo de concentración de Dachau. En esas circunstancias continúa trabajando en la misión de su vida: proclamar a los hombres el amor misericordioso de Dios y ayudarlos a ser, con la asistencia de María, personas de un gran amor. En medio del infierno de Dachau, muchos prisioneros experimentaron una gran cercanía de Dios.

Su amor a la Virgen lo impulsa a trabajar a escala internacional. Entre 1947 y 1948 el P. Kentenich inicia sus viajes hacia Sudamérica, África y los EE.UU., para cultivar contactos internacionales y ayudar a los schoenstattianos de esos países a construir el Movimiento.

En el período que va de 1951 a 1965, la Iglesia separó al P. Kentenich de su Obra, asignándole la ciudad de Milwaukee como lugar de residencia. Las autoridades eclesiásticas competentes examinan su persona y su fundación. Durante los largos años de separación de Schoenstatt se pone de manifiesto la firmeza del amor del P. Kentenich a la Iglesia y de su fidelidad a la Obra. En la Nochebuena de 1965 el P. Kentenich regresa a Schoenstatt. Aun con sus ochenta años de edad sigue trabajando ininterrumpidamente en la consolidación interna y externa del Movimiento.

A pesar de todos los compromisos, su principal preocupación fue siempre el individuo.

El 15 de septiembre de 1968 es llamado por Dios a la eternidad, poco después de haber celebrado por primera vez la Misa en la iglesia de la Santísima Trinidad, recientemente edificada sobre el monte Schoenstatt.

 

Template Settings
Select color sample for all parameters
Red Green Blue Gray
Background Color
Text Color
Google Font
Body Font-size
Body Font-family
Scroll to top